EL COMERCIO

Diez niños gijoneses pudieron disfrutar durante la mañana de ayer en la carpa Espaciu Pallabres del Arcu Atlánticu, de un entretenido taller de doblaje. El curso, que se alargará durante hoy y mañana ofreció varias actividades enfocadas a la divulgación del oficio entre los más pequeños. «Es un trabajo difícil, ya que tenéis que darle vida a los personajes solo con la voz, no con el cuerpo», explicó a los niños Lorena Armengol, la actriz de doblaje encargada de conducir el taller. Después de practicar poniendo voz a distintos estados de ánimo o a varios personajes creados por los propios niños, se procedió a visualizar, junto a los actores de doblaje que le pusieron la voz, una película de animación del Pájaro Loco -el Picatuero en asturiano- en el que aparecieron personajes como el profesor Marmota, el gatín afamiau o el güelu.

Anuncios